Introducci贸n al conocimiento conectivo: Prominencia e inferencia

ADVERTENCIA: Si es su primera vez por aqu铆, no olvide que al igual que cualquier persona, puedo estar equivocado. Consuma con precauci贸n. 馃檪

Nueva secci贸n de mi traducci贸n de聽An introduction to connective knowledge聽de聽Stephen Downes, esta vez sobre prominencia e inferencia. 聽 Vamos al grano:

——–

Una introducci贸n al Conocimiento Conectivo

por Stephen Downes (traducci贸n: Diego Leal)

a.聽Tipos de conocimiento

b.聽Interpretaci贸n

c.聽Emergencia

d. Fisicalidad

e. Prominencia[1]聽e inferencia

Nuestro conocimiento consiste de interpretaciones de percepciones, que son en s铆 mismas distintas de cualquier realidad f铆sica que pueda haberlas causado. En este sentido, se podr铆a decir que estas interpretaciones son 鈥榗onstruidas鈥 – es decir, que son el resultado de un proceso mental o cognitivo, en lugar de algo que nos llega ya ensamblado.

La inferencia es, a grandes rasgos, la manipulaci贸n de estos pedacitos de conocimiento, en abstracto, para producir nuevos pedacitos de conocimiento. En nuestra mente, por ejemplo, podemos postular que si una luz roja se a帽ade a una luz amarilla, el resultado ser谩 una luz naranja. O que dos ovejas a帽adidas a dos ovejas resultar谩n en cuatro ovejas. A menudo, las percepciones posteriores confirman tales predicciones, lo que nos lleva a confiar a煤n m谩s en las manipulaciones que las produjeron (y mucho menos en manipulaciones que no lo hicieron, aunque la mente humana es notoriamente voluble en este sentido).

Todas estas inferencias, sin embargo, son el resultado de un complejo proceso de seleccionar lo que podr铆amos llamar los datos m谩s “prominentes”. El conteo de las ovejas, por ejemplo, es de utilidad s贸lo para las personas que poseen ovejas (o est谩n leyendo art铆culos de filosof铆a). Normalmente, durante el curso de nuestra vida cotidiana, tenemos poca necesidad de contar ovejas, y por lo tanto la mayor parte de nosotros ignoramos el n煤mero real de ovejas presentes en un momento dado. De manera similar, cuando percibimos una luz naranja, por lo general no la vemos como una confirmaci贸n de la idea que el rojo y el amarillo componen el naranja. A menos que seamos artistas visuales, lo vemos simplemente como una instancia de “naranja”.

Nuestras inferencias, por lo tanto, se basan en la prominencia, donde la prominencia puede ser pensada como la importancia, relevancia o vivacidad de alguna propiedad o percepci贸n.聽 Nosotros 鈥榮eleccionamos鈥 esas percepciones que nos ser谩n de utilidad e ignoramos las dem谩s. Con frecuencia, este no es ni siquiera un proceso consciente y se basa, en parte, en reacciones innatas (como saltar cuando escuchamos un sonido fuerte) y en gran medida en expectativas previas. Nuestro conocimiento previo nos ha llevado a reconocer que algo que se ve y suena como un tigre es algo a lo que debemos prestar atenci贸n, por lo que nuestro motor de inferencia se pone a toda marcha.

Del mismo modo, algunas conexiones son m谩s prominentes que otras. Piense en su sentido de lugar o ubicaci贸n.聽 Est谩 centrado en la ciudad o pueblo en el que usted se encuentra, con las calles extendi茅ndose a partir de usted en un patr贸n 煤nico seg煤n su posici贸n. Cambie su ubicaci贸n, y su mapa del mundo cambia con ella. Wal-Mart, que antes estaba a 鈥渄os cuadras de distancia鈥, est谩 ahora a 鈥渦na cuadra de distancia鈥. O considere a su c铆rculo de amigos: una vez m谩s, usted est谩 en el centro, con sus colaboradores m谩s cercanos en proximidad cercana, con sus conocidos a mayor distancia. Su amigo, sin embargo, identificar谩 a un conjunto diferente de personas como los m谩s pr贸ximos y a otros, incluyendo algunos que est谩n m谩s cerca de usted, como m谩s distantes.

Las cosas se vuelven a煤n m谩s complejas cuando se considera la mente. Sabemos que la mente es un conjunto masivo de neuronas conectadas, pero 驴en d贸nde est谩 el punto de vista desde el que consideramos estas conexiones? Si bien podemos considerar el punto de vista global en abstracto, y hablar desapasionadamente sobre el hipocampo o el cuerpo calloso, no podemos adoptar tal marco de referencia con respecto a nuestro propio pensamiento. No obstante, parece evidente que hay un punto de vista con el cual consideramos a nuestra propia mente. Es la esencia del pensamiento consciente que estamos conscientes de nuestros procesos mentales al mismo tiempo que los estamos teniendo.

Una vez m谩s, lo que es m谩s prominente es lo que sale a primer plano aqu铆. Usted puede tener representaciones mentales de cientos o incluso miles de personas pero, si est谩 enamorado, estar pensando s贸lo en una. Su cuerpo se compone de millones de terminaciones nerviosas, pero si usted tiene un dolor de dientes, su atenci贸n se centra s贸lo en aquellos relacionados con el diente. De manera similar, s贸lo los pensamientos m谩s activos y consistentes se entrometen en su conciencia, y es a trav茅s de la lente de esos pensamientos que usted interpreta los fen贸menos (y es a trav茅s de los fen贸menos que usted tiene esos pensamientos).

La inferencia es la observaci贸n de las similitudes prominentes entre pensamientos y percepciones. Es el reconocimiento de las propiedades comunes – cualidades, cantidades y conexiones – entre percepciones diversas, y la elaboraci贸n consiguiente de conexiones entre esas entidades y entre otras propiedades de las entidades. Al ver que dos ovejas y dos ovejas son cuatro ovejas, usted es llevado (a trav茅s de la prominencia de la cantidad y la reci茅n descubierta prominencia de las vacas) a contemplar la idea que dos vacas y dos vacas podr铆an ser cuatro vacas.

Notas y referencias

[1]聽Salience en el original (N. del T.)

———-

Algo positivo de las traducciones, en t茅rminos de aprendizaje, es que al buscar el mejor sentido para una palabra o una frase uno se obliga a comprender mejor las ideas que est谩n en juego. 聽Eso me pas贸 con “prominencia” (pas茅 por saliencia, notabilidad e importancia antes de encontrar la palabra que, creo, es la m谩s adecuada).

Del fragmento me gusta lo relacionado con la inferencia, pues me recuerda el enorme poder que este mecanismo tiene. Es gracias a la inferencia que podemos decir que dos mil ovejas m谩s mil ovejas son tres mil ovejas, incluso si nunca llegamos a ver tal cantidad de ovejas (o de vacas) juntas. Lo interesante es que llega un punto en donde, aunque la inferencia sigue operando, perdemos de vista la verdadera dimensi贸n de las cosas. 聽Pienso, por ejemplo, en las altas cantidades de dinero relacionadas con la crisis econ贸mica, y en la utilidad de la visualizaci贸n como apoyo para entender qu茅 es lo que est谩 en juego.

Por otro lado, la inferencia puede llevarnos a conclusiones err贸neas, incluso cuando se supone que hemos aprendido acerca de ciertos fen贸menos espec铆ficos. 聽Un buen ejemplo de esto es A private universe, un documental corto que explora las razones por las cuales estudiantes reci茅n graduados de Harvard no pueden explicar de manera correcta por qu茅 tenemos estaciones y fases lunares. 聽El punto aqu铆 es que la inferencia nos puede llevar a conclusiones err贸neas, incluso cuando hemos ‘aprendido’ las respuestas correctas.

Como el fragmento construye sobre los fragmentos anteriores, nos enfrentamos a una dificultad con la prominencia: aquello que reconocemos como prominente es aquello que estamos preparados para ver. 聽Para ponerlo de manera cruda, no vemos lo que queremos sino lo que podemos ver (y podr铆a argumentarse lo mismo con respecto a nuestras acciones, me temo). 聽Por supuesto, esto no significa que con el tiempo no pueda desarrollarse una mirada m谩s sofisticada que permita reconocer nuevas prominencias.

Algo muy interesante, por supuesto, es d贸nde se encuentra el yo que a veces (o con mucha frecuencia, en mi caso personal) observa los fen贸menos mentales. 聽Sin duda es dif铆cil pensar al respecto…

En cualquier caso, no deja de sorprenderme que, con las enormes limitaciones que tenemos en todo sentido, en conjunto hayamos llegado a donde lo hemos hecho. 聽Es simplemente asombroso.

Sobre el autor

Soy Diego Leal . Quiero entender c贸mo funciona el mundo y ayudar a otros a hacerlo. Para ello trabajo en el dise帽o e implementaci贸n de experiencias de aprendizaje en red con uso de tecnolog铆a, que nos den pistas sobre c贸mo podemos aprovechar el potencial de los recursos con los que contamos para mejorar nuestro entorno. Me sorprende lo poco que sabemos y lo mucho que creemos saber.

  • Jennifer Silva

    Cuando le铆 la traducci贸n de esta secci贸n, y luego tus reflexiones al respecto, algunas inferencias fueron surgiendo (obviamente, a partir de lo que me result贸 prominente).

    驴Hasta d贸nde lo que nos gusta deriva de lo que nos resulta prominente? Si no fuera as铆, pienso que no podr铆amos percibirlo, y por ende, no podr铆amos emitir el juicio “me gusta”. F铆jate c贸mo lo que manifiestas que te gusta (“Del fragmento me gusta lo relacionado con la inferencia…”) se relaciona directamente con tus conocimientos previos (“…pues me recuerda el enorme poder que este mecanismo tiene.”).
    Quiz谩 la secuencia podr铆a ser la siguiente:
    -De la masa de informaci贸n que nos llega, seleccionamos (por este principio de prominencia) partes que somos capaces de percibir en tanto est谩n conectadas de alguna manera con lo que ya conocemos.
    -De las partes que percibimos, inferiremos algunas ideas que nos gustar谩n y otras con las que no tendremos afinidad (aunque las comprendamos).
    驴Hasta d贸nde las ideas que nos gustan nos gustan porque son compatibles con las conexiones cognitivas que nos definen, porque las fortalecen y las explican?
    驴Hasta d贸nde llega el placer por lo repetido? (Recuerdo canciones que solo me gustaron despu茅s de haberlas escuchado repetidas veces.)
    驴Hasta d贸nde somos capaces de valorar y aprender lo que no nos gusta o lo que lleva el riesgo intr铆nseco de romper la coherencia de los conocimientos y pensamientos que nos organizan? (Recuerdo la conmoci贸n que me gener贸 la lectura de” A Paix茫o segundo G.H.” de Clarice Lispector por la forma en que me desestructur贸.)

    Siguiendo mi l铆nea de pensamiento, pas茅 luego a considerar las implicancias que esto tendr铆a (de ser as铆) en los procesos de aprendizaje.
    驴C贸mo aprender lo nuevo si no se relaciona en absoluto con lo que ya s茅? (Quiz谩 uno de los problemas m谩s grandes en la educaci贸n es el abismo entre la cultura de referencia de los docentes y la de los estudiantes de algunos contextos sociales.)
    驴C贸mo inferir ideas de una lectura -lo que se acerca a mi experiencia como docente de Idioma Espa帽ol- si no puedo percibirlas, pues se alejan tanto de los conocimientos que poseo (o los contradicen) que no puedo establecer relaci贸n alguna con ellas? (Mis estudiantes comprenden los textos que se relacionan con sus vivencias directas, pasando por alto, en general, los fragmentos que los contradicen o difieren con ellas.)
    驴C贸mo generar conexiones si, adem谩s (o por lo anterior), no me gusta? (驴O no me gusta porque no lo puedo conectar?)

    No es casualidad que yo est茅 leyendo este post y lo est茅 comentando.

    Desconectado de lo anterior -pero al respecto de tus reflexiones tambi茅n- lo que mencionas sobre el documental me hizo pensar en lo que Perkins (en “La escuela inteligente”) denomina “s铆ndrome de conocimiento fr谩gil”. Cuando una persona lo padece, puede olvidar conocimientos, puede recordarlos pero no saber aplicarlos, manteniendo -de esta forma- sus ideas previas err贸neas que tieden, finalmente, a convertirse en estereotipos o conocimientos rituales (solo sirven para aprobar los ex谩menes, y lo peor es que, a pesar de ser err贸neos, suelen ser efectivos).

    Este comentario carece de conclusi贸n para que alguien siga conectando.

    • Me gusta mucho (ja) la forma en la cual usas el lenguaje, pues nos obligas a ser realmente cuidadosos… 馃檪

      Dif铆cil abordar punto por punto, pero para empezar pondr铆a al rev茅s tu primera frase: lo que nos resulta prominente deriva de lo que nos gusta. Por supuesto, ser铆a necesario aclarar de qu茅 estamos hablando cuando decimos “me gusta”. Para el caso del post, coincido en que “me gusta” quiere decir “llama mi atenci贸n”, “es relevante” y “resulta promimente”, pero tambi茅n “me ayuda a entender mejor”. As铆 que no se trata de algo anclado en lo emocional necesariamente (gusto/disgusto) sino de una expresi贸n para calificar los patrones que me resultan relevantes en el fragmento.

      Ahora, si el gusto (y entramos de nuevo en qu茅 significa ‘gusto’) ‘define’ lo que nos resulta prominente, cabe preguntarse c贸mo se genera ese ‘gusto’ y, en un modo m谩s educacional, c贸mo estimularlo/focalizarlo.

      Concuerdo con la secuencia que propones, y considero 煤til enfatizar que la “masa de informaci贸n” no incluye solamente lenguaje hablado sino todo tipo de est铆mulos conscientes y inconscientes, lo cual enreda a煤n m谩s el asunto.

      Frente a tus preguntas, lo primero que viene a mi mente (en t茅rminos de un abordaje desde lo psicol贸gico) es la zona de desarrollo pr贸ximo de Vygotsky. Pero eso nos deja en las mismas, pues en el panorama que propones lo que los estudiantes van a aprender, simplemente, est谩 fuera de su ZDP. Obviamente, el problema no est谩 solamente en el aula, sino que va mucho m谩s all谩 y nos lleva de nuevo a la relevancia de la educaci贸n.

      Para no irnos demasiado lejos, pienso que en lo que dices hay algunas claves para encontrar alguna soluci贸n. El gran reto es poder establecer conexiones parciales entre o que “hay que aprender” y lo que “ya se sabe”. No puedo hablar de un 谩rea tan espec铆fica como el espa帽ol pero, para mi propio caso (y pensando en ArTIC), la idea de enfocarnos en desaf铆os pr谩cticos relacionados con el entorno personal busca justamente empezar a generar esas conexiones en los participantes.

      Aunque en ArTIC el proceso finaliza formalmente a las seis semanas, mi impresi贸n (habr铆a que verificarlo) es que m谩s adelante ser谩 m谩s sencillo para los participantes comprender los conceptos que hay detr谩s de lo que hicimos, pues ahora tienen un referente concreto con el cual atar las ideas m谩s abstractas.

      No me atrever铆a a decir c贸mo aplica esto al caso espec铆fico de un 谩rea como el Idioma Espa帽ol, pero creo que valdr铆a la pena preguntar cu谩l es el prop贸sito del aprendizaje del 谩rea, como punto de partida. 驴Ser谩 indispensable leer ‘ciertos’ libros? 驴Cierta secuencia de libros (no 煤nica) podr铆a servir como puente entre lo que gusta y lo que inicialmente no gusta? Por otro lado, 驴qu茅 ideas se espera que sean inferidas de una lectura? 驴cu谩l es el punto de inferirlas? 驴Se pueden lograr esos objetivos mediante lecturas m谩s cercanas a cada estudiante?

      Las anteriores preguntas no desconocen las posibles limitaciones generadas por una estructura curricular determinada, pero s铆 llaman la atenci贸n sobre el qu茅 (y el para qu茅), antes de pensar en el c贸mo. Un patr贸n que sigo percibiendo es que mezclamos estas dos cosas, y con frecuencia nos encari帽amos tanto con ciertas cosas que terminamos volvi茅ndolas indispensables, cuando existen muchas otras formas de alcanzar los mismos objetivos.

      Este comentario tambi茅n carece de conclusi贸n pues no pienso que exista. En cualquier caso, los pr贸ximos fragmentos del texto probablemente ayudan a entender un poco m谩s este detalle latente en la generaci贸n de nuevas conexiones.

      Gracias por comentar!

漏2017 Diego E. Leal Fonseca. Partes de este sitio est谩n disponibles bajo licencia Creative Commons BY-NC-SA

Log in with your credentials

Forgot your details?