reAprender

Algo curioso ocurrió con el último post que escribí.  La aparente catarsis que representa me recordó que, después de todo, este espacio es mío solamente, y que si es de utilidad para alguien más, ese es un afortunado (pero inintencionado) efecto de borde. ¿Qué en ocasiones lo uso para, claramente, comunicar eventos y lugares en los que voy a estar? Sí, sin duda, porque me parece interesante tener la oportunidad de conocer a nuevas personas, con quienes he establecido algún lazo débil a través de este blog.

Pero ese es el uso menos frecuente que hago de mi espacio en línea. Aquí he incluido muchas reflexiones y descubrimientos (esto es, descubrimientos para mi) que con frecuencia me sorprenden cuando los vuelvo a leer (además me hacen pensar en qué es lo que realmente sé, y me llevan a desconfiar de mi memoria).  Ahora, aunque algunas personas, de manera muy generosa, me han recordado que el impacto de lo que escribo aquí puede ser mayor del que yo me imagino, me resisto a creerme el cuento y pretender que puedo "dar respuestas" de algún tipo.   Porque, para bien o para mal, o no las tengo, o pueden aplicar sólo para mi caso personal.

Por eso sigo pensando en mi blog como mío, lo cual me libera de mucha responsabilidad (igual yo me la pongo por otro lado, digo yo).  Y me lleva de nuevo a la sensación de limitación que tengo desde hace algún tiempo en relación con él.  Resulta que mis intereses son ahora (y han sido desde hace rato, felizmente) más amplios que la forma en que la tecnología impacta en la educación colombiana.  Por eso me siento cada vez menos cómodo escribiendo en algo llamado ".Edu.Co.Blog".   Por su parte, los otros blogs que creé en su momento (Divertimento y La mirada indiscreta), aunque me permitieron escribir sobre otras cosas, han terminado por perpetuar un extraño rasgo que he visto a lo largo de mi vida: tienden a crear compartimentos separados, y al final no son representativos de mi evolución como persona (y como Persona! El que tenga oídos, que oiga :D).

Por eso he decidido moverme a un nuevo lugar, pero sin clausurar este.  Cuando vea la utilidad de escribir en este blog (o en alguno de los otros), lo haré.  Y me aseguraré de que esa información quede compilada en mi nuevo blog, porque al final toda ella conforma el panorama de mis intereses y aprendizajes.

Desde hace algún tiempo comprendo mejor que "desaprender" es muy difícil (o casi imposible?) desde un punto de vista neurológico.   Desaprender significaría eliminar conexiones neuronales existentes, lo que todavía no somos capaces de hacer a voluntad.  Pero lo que sí podemos hacer es reAprender.  reAprender significa visitar nuevamente esas cosas que creemos saber (esas conexiones neuronales que tenemos activas) y, en caso necesario, actualizarlas/aprenderlas de nuevo con una perspectiva más sofisticada (esto es, generar nuevas conexiones que pueden -o no- reforzar las existentes).

Lo que me gusta del asunto es que se relaciona muy bien con una pregunta recurrente (¿Y si estoy equivocado?), que pareciera ser fundamental en mi proceso de aprendizaje.  Sólo cuando es posible estar equivocado, se abre la puerta a nuevas posibilidades de todo tipo.  Por momentos me digo que, de hecho, esa pregunta perfectamente podría estar en la raíz de muchas de las prácticas que reconocemos como innovadoras.  Y que la enorme dosis de certeza que pretende comunicar nuestra escolarizada sociedad termina por anularla, con las consecuencias que ello conlleva.

Así que lo que quiero hacer (y que de hecho vengo haciendo desde hace rato) es reAprender.  Por eso he decidido llamar así a mi nueva casa.  Porque reAprender no aplica sólo para la tecnología, sino para todas esas cosas de las que hablaba en mi último post.  Estoy cada vez más convencido de que necesitamos reAprender y reDescubrir (reConstruir?) nuestra relación con nuestro entorno, con el conocimiento y con el aprendizaje.  De mi parte, va a ser también una excusa para explorar nuevas cosas en relación con la tecnología, y para abordar nuevas etapas que están a punto de iniciar.

Así que, en adelante, tal vez seguiré escribiendo en los espacios que ya tengo.  Pero al final todo confluirá en un nuevo blog: reAprender.

Y aquí es donde esto toma cara de comunicación con otros.  Si algún lector desea seguirme acompañando, lo invito a ir allá y suscribirse por los medios habituales (RSS o correo electrónico), si así lo desea.  Pero, estimado lector eventual, recuerde que este es un registro parcial de mis ideas (pues el lenguaje es una herramienta muy limitada para expresarlas), así que no puedo responsabilizarme por las cosas que usted entienda a partir de lo que lee aquí (o allí, mejor). :) Tal vez lo más sano sería considerar que tanto usted como yo podríamos estar equivocados, y que esto es sólo un ejercicio de refinamiento del pensamiento (de mi pensamiento, si somos precisos) a lo largo del tiempo.

Con esto, diversas amarras se rompen, y parto a navegar en aguas familiares pero que estoy visitando nuevamente.  Parto a reAprender. :)


Sobre el autor

Soy Diego Leal . Quiero entender cómo funciona el mundo y ayudar a otros a hacerlo. Para ello trabajo en el diseño e implementación de experiencias de aprendizaje en red con uso de tecnología, que nos den pistas sobre cómo podemos aprovechar el potencial de los recursos con los que contamos para mejorar nuestro entorno. Me sorprende lo poco que sabemos y lo mucho que creemos saber.

©2017 Diego E. Leal Fonseca. Partes de este sitio están disponibles bajo licencia Creative Commons BY-NC-SA

Log in with your credentials

Forgot your details?