Compilando audio/video…

ADVERTENCIA: Si es su primera vez por aquí, no olvide que al igual que cualquier persona, puedo estar equivocado. Consuma con precaución. 🙂

En su época, me gustaba bastante un servicio llamado vodpod (RIP), que permitía compilar en un único lugar videos de diversos servicios (youtube y vimeo, en especial, los que más consulto) y armar listas con ellos.  Algo como pinterest, pero para videos, con un útil enlace que vivía en la barra de herramientas del navegador.  En mi blog esas listas terminaron embebidas en el sidebar de mi blog, bajo el título “Lo que estoy viendo”, el cual se actualizaba automáticamente.

Como se está volviendo costumbre, VodPod fue vendido a otra empresa, que decidió reenfocar su servicio dejando a muchos usuarios “colgados de la brocha” (expresión de algunos de nosotros en Colombia).  Ante la ausencia del servicio, abandoné la costumbre de compilar cosas.  De vez en cuando alimentaba listas de YouTube pero, dado que no todo lo interesante está allí, eso también quedó en el tintero.  Llegué a hacer una lista también en Vimeo, pero definitivamente no hace tan sencilla la organización de la información.

Así que opté por usar hashtags en Twitter para compilar, por ejemplo, videos de animaciones.  Lo malo es que para otras personas resulta dispendioso regresar sobre el archivo de otros buscando videos específicos (o simplemente no se ve como una posibilidad hacerlo).  Twitter (y Facebook) siguen teniendo en fuerte foco en la inmediatez, a pesar de lo que muchos digan. Para completar, Twitter se unió el año anterior a las empresas que decidieron abandonar la provisión de canales RSS, con lo cual el flujo de información desde allí hacia cualquier otro lado se hace levemente más difícil (aunque hay que recordar que Twitter, a diferencia de otros servicios, permite descargar el histórico de twits, y es amistoso con aplicaciones abiertas como Archive my tweets).

En cualquier  caso, el asunto es que me quedé sin un sitio fácil de alimentar para compilar y compartir los archivos de medios que encontraba interesantes, tanto de audio como de video.  La necesidad apareció hace días, a partir del hallazgo de las excelentes compilaciones de One small window y de un post de José Picardo de hace un par de días que tenía incrustados cuatro videos de Vimeo. ¿Cómo conservarlos de manera sencilla?

Decidí volver a mi estimada instalación de WordPress y empecé por crear un nuevo blog (lo que viene a continuación, casi todo, puede ser hecho también en un blog público de wordpress.com, por cierto), al que llamé simplemente Media. Con eso, ya tengo un lugar en el cual compilar videos y audio de diversas fuentes (o al menos, sus códigos incrustados). Ahora, ¿cómo lo alimento sin tener que ir cada vez a la interfaz de administración del blog?

Primera opción: publicación a través de correo electrónico. Los blogs de wordpress.com permiten (al igual que blogger) configurar una dirección privada a la cual uno puede escribir para publicar entradas. Esta funcionalidad está disponible para blogs auto-alojados en el plugin Jetpack.  Cuando uno instala JetPack, puede asociar su blog auto-alojado a su cuenta de wordpress.com, y luego generar una dirección privada para publicación.

Con eso hecho, la vida es bastante sencilla. WordPress tiene la capacidad de convertir de manera automática URLs de YouTube y Vimeo (al menos) en códigos incrustados que despliegan el video en el blog.  No obstante, esto no funciona cuando el protocolo es https o cuando uno usa, por ejemplo, la dirección corta de YouTube (youtu.be).  Felizmente, al publicar a través de  correo electrónico es posible usar una serie de shortcodes que resuelven este problema. Es más, JetPack habilita un conjunto más amplio de shortcodes que permiten insertar contenido desde una buena cantidad de servicios (o al menos, desde casi todos los populares). Incluso habilita el uso de LaTeX, pero esa es otra historia.

¿Y entonces cómo funciona? Para publicar un enlace a un video en mi nuevo blog, basta con enviar un correo a la dirección de correo que genera WordPress, que contenga el shotcode [ vimeo ] y [tags] etiquetar la nueva entrada de manera automática. Lo importante de las etiquetas es que no sólo me permiten filtrar luego mi información, sino generar feeds RSS filtrados, con los cuales puedo hacer cosas más interesantes. 🙂

Así que cuando me encuentro un video que me interesa, simplemente selecciono la opción “Enviar por correo”, enviando a la dirección de publicación automática y usando los shortcodes adecuados.  Bonus: Basta con compartir la dirección de publicación con otras personas y ¡listo! Usted tiene un espacio de compilación colectiva de medios, con posibilidad de agregar etiquetas (más abierto) o categorías (más restringido).  Cool.

¿Pero esto en un blog no se ve muy feo? Para nada. Recuerde que Tumblr también es un blog, a la larga. Por el momento, decidí usar la plantilla TwentyFourteen de WordPress 3.8.  Pero entre el montón de plantillas gratuitas disponibles hay muchas capaces de desplegar archivos de medios de formas visualmente agradables. Es cuestión de seleccionarlas.

Entonces, puedo recopilar fácilmente enlaces de YouTube, Vimeo, TED, SoundCloud, Blip, Flickr, DailyMotion, e incluso Slideshare y Scribd.  Todo enviando un simple correo electrónico desde mi computador o mi teléfono. O desde el de cualquier persona que tenga la dirección de publicación automática.

Pero, me falta algo. Grooveshark no está incluido en los servicios con shortcode. ¿Qué hacer? De nuevo, los plugins de WordPress salvan el día. Hay uno que, justamente, habilita el uso de un shortcode para incrustar archivos de audio de grooveshark en un post. Y también funciona con publicación por correo electrónico. Este es el único detalle que no funcionaría en un blog de wordpress.com, pero es apenas un detalle, digo yo.

Y falta algo más. ¿Cómo comparto las cosas que estoy compilando? De nuevo, la maravilla de los feeds RSS. Usando bien sea Twitterfeed o servicios como If This Then That, se pueden enlazar las publicaciones del blog con otros servicios. Así, cuando uno envía el correo electrónico con el enlace, la nueva entrada en el blog se propaga a Twitter, por ejemplo, y de allí a Facebook, por decir algo.  ¿Lo mejor? Se está compartiendo pero usted sigue teniendo algo de control sobre la información que está compilando. (No está de más decir que esto funciona de manera muy similar en Blogger.  Sin embargo, en lo personal ya me estoy aburriendo de que sus robots lean cada línea que escribo o leo buscando cosas para venderme. Por eso desde hace años no uso Gmail. En el balance entre conveniencia y privacidad, al menos en ese caso prefiero que gane la privacidad. Vana ilusión, tal vez).

Nada mal.

Esto funciona para mis necesidades. ¿Dónde más puede servir, dado que algún profesor puede estar leyendo esto? Suponga que sus estudiantes están compilando archivos de medios en relación con una temática específica. Usando esta configuración, todos pueden contribuir a través del correo electrónico a una compilación común, organizada y categorizada según la conveniencia de cada grupo específico. Si los estudiantes etiquetan sus contribuciones con su nombre o grupo, por ejemplo, usted puede obtener rápidamente reportes de cuántas y cuáles cosas han sido compiladas por cada estudiante/grupo. Y como es un blog suyo, puede reutilizar la información todas las veces que lo necesite.

Este ejercicio fue interesante pues muestra otra aplicación (nada novedosa, debo decir) para un blog. No se trata sólo de una excelente herramienta de apoyo a la escritura reflexiva, sino que permite hacer muchas otras cosas, entre ellas apoyar procesos colaborativos. No es la herramienta que lo resuelve todo, obviamente (no existe). Pero lo cierto es que sigue estando taaaan subutilizada…

En fin, ahora tengo un lugar para compilar los videos/audios y otras cosas que me interesan. ¿Lo mejor de todo? Hace parte de mi ciberinfraestructura personal. 🙂

Sobre el autor

Soy Diego Leal . Quiero entender cómo funciona el mundo y ayudar a otros a hacerlo. Para ello trabajo en el diseño e implementación de experiencias de aprendizaje en red con uso de tecnología, que nos den pistas sobre cómo podemos aprovechar el potencial de los recursos con los que contamos para mejorar nuestro entorno. Me sorprende lo poco que sabemos y lo mucho que creemos saber.

©2016 Diego E. Leal Fonseca. Partes de este sitio están disponibles bajo licencia Creative Commons BY-NC-SA

Log in with your credentials

Forgot your details?