TED Talks: Cómo atreverse a ser optimista (Parte 1)

Como quienes me siguen en Twitter probablemente saben (y lo digo sólo para dar contexto :yes: ) hace un mes escaso recibí un iPod Touch y un Asus Eee, con los cuales pretendo entender un poco mejor las implicaciones de tener a mano computadores portátiles de bajo peso y dispositivos móviles con conectividad Wi-Fi a Internet. Quiero descubrir cuáles son las implicaciones en cuanto a hábitos, posibilidades y potencial para un nuevo usuario de tales aparatos. De fondo, quiero descubrir cómo tales artefactos complementan mi ambiente personal de aprendizaje, y si valen la pena o no en realidad.

El asunto es que con la goma del iPod Touch (y la disponibilidad de una red inalámbrica con el doble de velocidad que tenía en Bogotá :D ) he vuelto a las conferenciass TED. En Bogotá me sentía un poco frustrado porque en mi conexión a Internet el video en línea terminaba siempre cortado, descargar una charla tomaba mucho tiempo (en el MEN era imposible tener acceso a video, sin importar si sus fines eran de aprendizaje) y además no tenía el tiempo disponible para ver en paz las conferencias.

Pero en fin, el punto es que hace unas semanas, TED publicó una presentación de Al Gore realizada en Monterey en Febrero de 2008 sobre el calentamiento global. Como posiblemente todos sabemos, Al Gore es la persona tras "Una verdad inconveniente", el documental sobre el cambio climático que le permitió ganar un premio Oscar y luego, obtener el Premio Nobel de la Paz.

Tuve la oportunidad de ver la presentación hace unos pocos días en el iPod, y debo decir que es, a mi juicio, una charla inspiradora. Curiosamente, es el tipo de cosas que se encuentran a menudo en TED (en personas como, por ejemplo, Jill Taylor o Burt Rutan) pero también me recuerdan discursos como el "Yes we can" de Barack Obama, que parecieran compartir la necesidad de conseguir encontrar un sentido histórico heroico para la generacion actual.

Ahora bien, cualquiera podrá decir que tales discursos están dirigidos a la sociedad estadounidense, argumento que es completamente válido, además de fácilmente visible en las presentaciones. No obstante, Gore habla de cosas que nos afectan a todos como especie. El problema del cambio climático no es sólo responsabilidad de Estados Unidos, sino de todos nosotros. Yo agregaría ademas que, para una sociedad como la colombiana, con los grandes problemas que tiene, es casi que indispensable lograr encontrar un sentido histórico de gran alcance que nos una como nación, que no dependa del escándalo o el político de turno (Gore usa como ejemplo la generación que fundó a los Estados Unidos, o la que le garantizó el derecho al voto a las mujeres. Yo agregaría, por ejemplo, a aquella que puso en marcha el movimiento de derechos civiles de mitad del siglo XX), y que nos permita avanzar en la solución de los retos que enfrentamos.

Con eso dicho, lo que sigue son algunas pequeñas transcripciones y comentarios sobre la charla de Gore. Por supuesto, antes los invito a todos a verla:


[Estoy teniendo problemas con las inclusión de video, así que por ahora, aquí está el enlace: http://www.ted.com/talks/view/id/243]

Dice Gore:

El optimismo es a veces definido como una creencia, una postura intelectual.

Gandhi solía decir que "You must become the change you wish to see in the world [Debes convertirte en el cambio que deseas ver en el mundo]".

El cambio no se crea por el acto de creer solamente, sino por el nuevo comportamiento que se desprende de él.

En lo personal, no puedo evitar pensar cuán pesimista soy a menudo. Pesimista frente a nuestra situación como sociedad, a la realidad de nuestro sistema educativo y por qué no, a la realidad del sistema global en el que vivimos. Me generan pesimismo las prioridades que tenemos como personas, tan alejadas a menudo del bienestar común, y la habitual lógica que tenemos de "aprovechar cualquier papayazo [oportunidad]", sin pensar en las consecuencias morales y éticas de nuestros actos.

Así que, sí, el optimismo bien puede ser una creencia, que a menudo flaquea a la luz de la realidad con la que convivimos a diario,

Llama mi atención que, para el caso específico de nuestro sistema educativo, aplica perfectamente la cita de Gandhi. Curiosamente, los discursos de transformación (la retórica de la sociedad de la información y el conocimiento al ataque) a menudo se quedan sólo en discursos. Todo el mundo cree en el cambio, pero no tantos están permitiendo que esa creencia cambie sus prácticas. No nos estamos convirtiendo en el cambio que queremos ver en el mundo (lo cual me hace pensar en la importancia de este ejercicio de apropiación de la tecnología y de transformarme en un aprendiz).

Cuando cambiamos nuestro comportamiento, a veces dejamos por fuera lo relativo a ciudadanía y democracia. Para resolver la crisis del clima necesitamos resolver la crisis de nuestra democracia.

Um, sí. De acuerdo. Usemos nuevas herramientas, montemos más cursos en Moodle y creemos más programas virtuales. Pero no pensemos en qué es lo que están aprendiendo nuestras nuevas generaciones, pues lo que necesitamos es mano de obre calificada. Alguien además de nosotros se ocupará de lo referente a la responsabilidad ciudadana y del sentido crítico necesario para abordarla.

Es interesante escuchar a personas como Al Gore, Obama o Lessig diciendo que hay una crisis en las formas de hacer política en Estados Unidos. En contraste, los editoriales de nuestros medios de comunicación llevan años y años diciendo que estamos en crisis, pero nada ocurre. Por pura repetición, nos acostumbramos a que es así, y que no hay nada que podamos hacer al respecto. Si hay un crisis, cuál es mi responsabilidad como persona (sea yo quien sea)?


Hay tres tipos de retos (basados en las categorías típicas de conflictos militares):

  • Batallas locales
  • Guerras regionales
  • Guerras mundiales (Conflictos estratégicos)

Cada uno de ellos con distintos enfoques, modelos organizacionales y recursos necesarios. Con el clima pasa lo mismo: El calentamiento global es un conflicto estratégico global.

De seguir la tendencia actual, es posible que la capa de hielo del polo norte desaparezca temporalmente durante el verano de los próximos cinco años, para volver durante el invierno como hielo delgado y vulnerable.

Necesitamos desarrollar un sentido de urgencia frente al problema del calentamiento global.

Tenemos que organizarnos de una manera específica para movernos hacia una economía de bajas emisiones de carbón.

Para movilizar los recursos, es necesario movilizar la voluntad política.

Hmm. Para cuántos colombianos será una realidad el problema del calentamiento global? Para cuántos será un problema de interés? No puedo evitar pensar en lo que ocurrió en Bogotá en el inquietantemente cálido inicio de 2007: La alcaldía de la ciudad 'creó'unas cuantas playas artificiales para que los ciudadanos pudieran salir a tomar el sol. |-| Luego se conoció que los niveles de radiación UV eran de alto riesgo, y que habían establecido nuevos récords para la ciudad. Ese es sólo un ejemplo de cuán en serio nos tomamos el asunto...

Como dice Gore, el gran lío es que no percibimos esto como un asunto urgente. A medida que nuestra esperanza de vida aumenta y las vidas en las ciudades son comparativamente más 'apacibles', no pensamos que nuestras vidas estén en riesgo. El cambio del clima no es aún una amenaza de superviviencia para la mayoría de nosotros. Parafraseando a Rutan en su charla, termina siendo más importante cual es el siguiente modelo de celular o de carro por salir, o el resultado de la Copa Libertadores, que el asunto del clima.

Tal vez si reconocemos que como sociedad podemos organizarnos para realizar grandes cambios (sin necesidad de violencia ni discursos ideológicos anacrónicos), podríamos no sólo estimular un voluntad política más favorable, sino transformaciones de fondo en nuestro sistema. Pero cómo lograrlo?

Para cerrar esta primera parte de esta serie sobre la charla de Gore, los dejo con el video ganador del premio EcoSpot 2007, llamado "The sky is falling":

Como reflexión final, el problema del calentamiento sigue siendo para nuestros medios simplemente un curioso relleno para las noticias, con poco más que las preocupadas caras de los presentadores.

Y si acciones como el concurso de cuento del MEN estuvieran relacionadas con el cambio climático, y tuvieran el apoyo de parte los medios que han tenido los dos concursos realizados?

En la segunda parte, además de comentar el resto de la presentación de Gore, trataré de explorar algunas ideas acerca de cómo nuestras instituciones y nosotros mismos podríamos ayudar en este sentido.

Así que los invito a acompañarme mañana, en la segunda parte de este tema.

(Disclaimer: Este es el primer post escrito y publicado desde mi Eee. Todavía me cuesta algo de trabajo acostumbrarme al pequeño teclado que tiene, y a la distribución de las teclas, pero ha sido interesante.)



Sobre el autor

Soy Diego Leal .

©2016 Diego E. Leal Fonseca. Partes de este sitio están disponibles bajo licencia Creative Commons BY-NC-SA

Log in with your credentials

Forgot your details?