El poder de la evaluación?

Hace un par de semanas hice pública una propuesta de rúbrica de evaluación para el curso ELRN09 la cual, felizmente, fue muy bien recibida. Muchos de los participantes coincidieron en que, aunque resultaba bastante exigente, tenía sentido y era retadora.

Curiosamente, la rúbrica apunta a establecer criterios de evaluación, no de calificación, pero nadie ha mencionado esta sutil diferencia. No puedo evitar preguntarme si esto se debe a que está muy claro que hay una diferencia entre las dos, o a que en nuestra cabeza están tan ligadas las dos cosas que ni siquiera nos preguntamos si existe una diferencia.

Pero ese no es el punto aquí, sino que decidí hacer "especulación pública".

Lo que he observado: Después de la cuarta semana (en la que coincidieron la publicación de la rúbrica y la escritura del comentario crítico), el nivel de publicación de los participantes se redujo notablemente.

La causa: Ni idea.

Y por eso esto es especulación. Me pregunto si la rúbrica, que establece unos claros criterios de "logro" frente a diversas áreas del ejercicio de publicación de blogs, tuvo alguna incidencia aquí. Será que en la medida en que ahora cada participante tiene un mapa de lo que es "deseable" en su publicación, ¿tales criterios se vuelven algo tan intimidante como para limitar la participación?

¿A qué me refiero? Supongamos que X llevaba un blog en el cual estaba publicando sus aportes desde sus posibilidades personales (que son obviamente diferentes para cada persona). Un buen día X recibe una rúbrica que delimita ciertos "niveles de calidad" en la publicación. De repente, X siente que lo que está haciendo no es tan bueno como "debería serlo", entra en conflicto y simplemente abandona la publicación (de manera deliberada o no) porque siente, en el fondo, que no va a poder estar "a la altura" del ejercicio. (Todas las expresiones en comillas, de hecho, están así porque encuentro importante evidenciar en dónde puede haber cosas que entendemos como "ciertas", así no lo sean).

X, entonces, siente que su esfuerzo inicial no era lo bastante bueno. El problema es que esta percepción sólo aparece cuando existe una rúbrica que definne tales parámetros de "calidad". Me pregunto si hay alguna persona en la situación de X en ELRN09, en este momento.

El asunto es que evidenciar esto puede ser difícil, pues siempre pueden haber otras excusas que oculten tal sensación (no tengo tiempo, he estado con mucho trabajo, cuántas lecturas, etc.), y además hay un problema de poder mediando aquí: La rúbrica es definida por el "profesor", así que como estudiante no es una opción mostrar la angustia que la evaluación produce, pues ello podría cuestionar al "profesor", quien finalmente es quien me "califica" (¿qué más poder que eso?). En otras palabras, hay un elefante en la sala, pero nadie se atreve a hablar de él.

Si todo esto fuese cierto, demuestra un problema más de fondo asociado a la evaluación (el cual, por supuesto, no puede ser generalizable). Hemos escuchado con alguna frecuencia la importancia de que los estudiantes conozcan las reglas de evaluación, para que sepan a qué se 'enfentan'. Pero, ¿será que tal cosa es contraproducente?

Hablando el viernes con Andrés, él se preguntaba si una rúbrica podría terminar siendo demasiado 'limitante' para un ejercicio de exploración como el que se propone en ELRN09. Mi impresión inicial es que no, pues la rúbrica no toca para nada el contenido. No obstante, lo que Andrés sugiere sí podría convertirse en un factor que limita la participación, pues ahora hay una serie de límites que definen qué es un aporte 'bueno' o 'malo'. La posibilidad del proceso individual desaparece, pues hay un punto común (y tal vez inalcanzable) que dice cómo "deberían ser" las cosas.

Para complicar más las cosas, Martha mencionaba en la sesión del viernes algo supremamente interesante: "En este curso, el poder lo da la palabra...". Su comentario reflejaba el fuerte componente de comunicación textual que tenemos (y la discusión acerca de por qué es así que da para otra ocasión), y cómo una "buena" capacidad de expresión puede no sólo atraer lectores, sino intimidar a quien está en otra etapa del proceso.

Desde mi perspectiva, habría dos cosas que un aprendiz podría hacer en esta situación: Primero, tener muy claro cuál es el sentido de lo que está haciendo. Al menos para el caso de ELRN09, seguiré insistiendo en que el blog no es un medio para hacer publicidad a las ideas personales, sino un mecanismo que sirve al proceso de aprendizaje de cada uno. En esa medida, no importa si "no me leen" o "no me comentan", pues el propósito del ejercicio no es coleccionar comentarios. Me temo que puede ser más fácil decir esto que integrarlo, y si además sumamos la presencia de una rúbrica específica, tenemos una receta para el desastre.

Segundo, reconocer que se está en un proceso, y que un curso apenas es una etapa de tal proceso. Lamentablemente, desde pequeños nos acostumbramos a todo lo contrario. El nivel "superior" (esto tampoco me deja cómodo, por cierto, y tendré que hablar más de ello luego) de una rúbrica puede ser entendido como 'aquello que nunca voy a lograr en cuatro semanas', no como 'un paso más en mi proceso de aprendizaje'. Cambiar esta percepción puede ser muy difícil, sobre todo cuando se piensa en que la estructura del sistema no contribuye a entender cada curso como etapas de un proceso, sino como obstáculos a superar.

El problema es que, en realidad, no sé si esto es lo que está ocurriendo. Lo que veo como positivo es que me lo esté preguntando, pues a menudo actuamos sobre estas cosas (tanto estudiantes como profesores) con una perspectiva un tanto 'trágica', de inevitabilidad absoluta. Esta reflexión, de algún modo, es un intento de demostrar (a mí mismo) que es posible y tiene sentido reflexionar sobre estas cosas en público. En lo personal, este también está siendo un proceso de descubrimiento, de asumir riesgos y de enfrentarme a supuestos que no suelo cuestionar.

Aforutnadamente, tengo claro que escribo solamente para poner en claro mis propias ideas. :D

Technorati:

Sobre el autor

Soy Diego Leal .

©2017 Diego E. Leal Fonseca. Partes de este sitio están disponibles bajo licencia Creative Commons BY-NC-SA

Log in with your credentials

Forgot your details?