Máquinas de memes

Lo que Susan Blackmore parece sugerir en su charla TED, creo que a partir de las ideas de Richard Dawkins, es que en realidad los humanos somos máquinas de memes, y que lo hemos sido desde que la cultura se convierte en un factor importante de nuestro entorno.

Si somos máquinas de memes, el funcionamiento ideal para tal máquina es generar nuevos memes, o en caso contrario, consumir y reproducir todos los posibles.  Por supuesto, un meme no tiene una característica intrínseca de valor (es bueno o malo), sino que simplemente intenta copiarse, así como la molécula del ADN.

Ahora, algo que no tiene mucho que ver.  La oración (esto es, rezar) realizada con disciplina, tiene un efecto interesante, entre muchos otros:  Focaliza la atención.  Tal vez no es gratuito que durante mucho tiempo las penitencias consistieron en rezar altos volúmenes de oraciones.  Si el pecador reza con disciplina (suponiendo que lo haga), su atención se alejará del pecado para enfocarse en la oración.  Si así fuese, la penitencia no se trata sólo de arrepentirse, sino de "alejar" la mente de la idea del pecado.  Exacto.  De la idea del pecado.

La meditación, sea cual sea el mecanismo que use, busca en última instancia "acallar la mente".  Cualquier contacto, así sea corto, con cualquier técnica de meditación, permite ver rápidamente lo dispersa e inquieta que es nuestra mente.  Desde un punto de vista psicológico, es nuestro ego, nuestra conciencia, la que está generando todo el tiempo ideas.  Exacto.  Ideas.  Así que la meditación, usando otros caminos, busca que uno pueda enfocarse de tal manera que la "producción" de ideas se detenga por un momento.

La producción de ideas.

Así que, en últimas, puede que lo que diversas tradiciones espirituales hayan intentado sea liberarnos de nuestro rol como máquinas de memes.  Si yo estoy en capacidad de 'controlar' (a falta de una palabra más razonable) mi mente (esto es, mi conciencia), el silencio mental efectivamente interrumpe la producción o replicación de ideas.  Nos libera de la esclavitud de los memes.  Efectivamente, esto es lo que Blackwell parece sugerir, también.  Que somos esclavos de los memes, sin saberlo.

Cada artefacto que existe en nuestro entorno, sencillo o complejo, es producto de la evolución de uno o más memes.  Artefactos que sólo pueden ser producidos usando recursos naturales, y que en muchos casos son útiles para explotar de manera más efectiva esos recursos.

Mi inquietud, en el fondo, es cuáles son las consecuencias de los memes que ponemos en el mundo.  Con los medios que contamos actualmente, la explosión de memes es abrumadora.  Obviamente, no se trata de decidir cuáles memes son útiles y cuáles no.  Esta es una pregunta diferente.

De lo que se trata, al menos para mi, es de observar con atención cuáles son las ideas que estoy poniendo en el mundo.  Cuáles son las ideas que estoy replicando en el mundo.  Esa responsabilidad, me temo, lleva poco a poco a preguntarse qué tiene sentido reenviar por correo, o por Twitter, o reseñar en un blog.

En técnicas de meditación como Vipassana, es muy apreciado "El Noble Silencio".  Alguna vez escuché (no recuerdo dónde) que una menorah de siete brazos representa los sentidos a través de los cuales recibimos estímulos: dos oidos, dos ojos, dos fosas nasales. El séptimo brazo representa nuestra boca, por donde salen nuestras palabras, y la proporción no es casual.  Tenemos sólo un punto de salida y muchos de entrada, lo que (hasta donde recuerdo) es un recordatorio de la responsabilidad que tenemos por lo que sale de nuestra boca.

Obviamente, en estos días eso adquiere otra dimensión.  También somos responsables por lo que sale de nuestros dedos (por decirlo de alguna manera).  Pero lo cierto es que hay puntos específicos que permiten que un meme salga al mundo.   Después de todo, tal vez tiene sentido pensar en la conveniencia del "Noble Silencio", incluso en nuestra vida en línea.  Eso no significa desaparecer, sino ser mucho más selectivo con lo que producimos.

Si no, seguimos siendo esclavos de los memes.  Y al menos a mi, esa perspectiva no me parece tan atractiva.  :-)

(Yo se, publicar esto contradice completamente el ejercicio, pero es uno de esos memes que pueden tener sentido afuera.  La única manera de luchar contra los memes, si tal cosa tiene sentido, es mediante memes.  Irónico pero inevitable)

Permalink | Leave a comment  »

Sobre el autor

Soy Diego Leal . Quiero entender cómo funciona el mundo y ayudar a otros a hacerlo. Para ello trabajo en el diseño e implementación de experiencias de aprendizaje en red con uso de tecnología, que nos den pistas sobre cómo podemos aprovechar el potencial de los recursos con los que contamos para mejorar nuestro entorno. Me sorprende lo poco que sabemos y lo mucho que creemos saber.

©2016 Diego E. Leal Fonseca. Partes de este sitio están disponibles bajo licencia Creative Commons BY-NC-SA

Log in with your credentials

Forgot your details?