_____ personal de aprendizaje: ¿entorno o ambiente?

ADVERTENCIA: Si es su primera vez por aquí, no olvide que al igual que cualquier persona, puedo estar equivocado. Consuma con precaución. 🙂

Aprovechando una invitación del Centro Ceibal a escribir un capítulo para un próximo libro, decidí poner en blanco y negro una inquietud semántica que me ronda desde hace tiempo.  Aunque desde que escuché por primera vez el término Personal Learning Environment lo tradujimos como Ambiente Personal de Aprendizaje (por allá a mediados de 2006, en un evento del Ministerio de Educación de Colombia en el que Stephen Downes estuvo como invitado), cuando el término empezó a hacerse más popular noté que se le traducía como “Entorno Personal de Aprendizaje”.

A pesar de que la diferencia parecería inexistente, es bastante importante para mi, pues estoy convencido de que el lenguaje que usamos enmarca los límites en los que nos movemos y, de manera inconsciente, termina imponiéndonos barreras que suelen pasar desapercibidas.

Como decía, el capítulo fue una excusa para abordar este asunto semántico.  Así que aquí está un adelanto de la sección que aborda esa discusión (proveniente de un primer borrador, sin corrección de estilo).  Ahora me digo que tal vez debí establecer esa claridad para mí mismo hace tiempo, pero es mejor tarde que nunca:


Dos aclaraciones

Como ha sido indicado, el concepto de Personal Learning Environment tiene sus orígenes en una crítica al concepto de Virtual Learning Environment, expresión que ha sido traducida al idioma español de dos formas diferentes: Ambiente Virtual de Aprendizaje y Entorno Virtual de Aprendizaje. Aquí se evidencia una ambigüedad en la traducción de la palabra environment que aparece también en la traducción del término Personal Learning Environment, y sobre la cual vale la pena realizar una aclaración.

Aunque con alguna frecuencia la palabra entorno es usada como sinónimo de ambiente, como lo señala la Real Academia de la Lengua Española (RAE), incluso en los definiciones más esenciales la primera hace referencia a lo que rodea a algo o alguien, mientras que la segunda tiene una connotación más rica.  Duarte lo plantea de manera bastante clara, cuando indica que el ambiente “se deriva de la interacción del hombre con el entorno natural que lo rodea. Se trata de una concepción activa que involucra al ser humano y, por tanto, involucra acciones pedagógicas en las que quienes aprenden están en condiciones de reflexionar sobre su propia acción y sobre las de otros” (Duarte, 2003, p. 98).

Desde esta perspectiva, el ambiente es mucho más que el entorno, distinción importante porque ayuda a enmarcar la discusión sobre el Personal Learning Environment.  Como hemos indicado antes, interesa no sólo identificar qué nos rodea (el entorno) sino cuáles son las interacciones que se producen allí, que generan aprendizaje.  Por eso se opta en este documento por la denominación Ambiente Personal de Aprendizaje, que resulta mucho más incluyente y rica desde el punto de vista del análisis.

Otro término que en ocasiones aparece en las traducciones de Personal Learning Environment es ‘personalizado’ (como en ‘Ambientes personalizados de aprendizaje’). Resulta importante hacer una segunda aclaración relacionada con las palabras personal y personalizado.  De nuevo, aunque la diferencia entre los dos términos suele ser pasada por alto y, de hecho, es todavía bastante incipiente en la literatura sobre este tema, es importante y vale la pena mencionarla.   Aunque personalizado no es un término aceptado aún por la RAE (proviene del inglés personalized), es utilizado con frecuencia para referirse a un proceso en el cual alguien adapta algo a la medida de alguien, lo que tiene algunas implicaciones importantes desde el punto de vista del aprendizaje, como lo señala Drexler (2010):

“El aprendizaje personalizado, aunque hecho a la medida para el estudiante, todavía es controlado por el sistema.  Un distrito, compañía y/o programa de computador provee el aprendizaje basado en una fórmula de lo que el niño “necesita”. [..] los ambientes personales de aprendizaje se diferencian de los ambientes personalizados de aprendizaje en que el aprendiz controla el proceso de aprendizaje.”  (cursiva en el original)

Tomando esto en consideración, de manera deliberada optamos en este documento por una mirada que entrega control efectivo al individuo sobre las herramientas y la intención con la cual son utilizadas. En esa medida, consideramos que hablar de ambientes personalizados de aprendizaje comunica (e incluso promueve) una visión limitada del rol del aprendiz en su propio proceso de aprendizaje.


Y los documentos citados:

  • Drexler, W. (2010). Personal vs Personalized Learning. Teach Web.
  • Duarte, J. (2003). Ambientes de aprendizaje: una aproximación conceptual. Estudios pedagógicos, 29, 97-113.

Como digo, aunque parece una sutileza, pienso que cuando nos hacemos conscientes de que estamos hablando de Ambiente  tenemos más presentes las implicaciones y posiblidades que el término conlleva.  Ajustar el lenguaje (y por ende nuestros marcos mentales) tiene un efecto más poderoso del que imaginamos.  Por eso una de las recomendaciones que suelo hacer en los EduCamp es poner el foco en el aprendizaje.  En lo personal, cuando dejé de pensar en enseñanza y empecé a pensar en aprendizaje (y lo hice parte de mi lenguaje), mis acciones empezaron a cambiar.  Así que el efecto es poderoso, digo yo.

El texto completo del capítulo, que habla sobre los Ambientes Personales de Aprendizaje en el desarrollo profesional docente, estará disponible una vez el libro esté listo (para aprovechar la necesaria corrección de estilo).  Por lo pronto, para los interesados, en Zotero está disponible la bibliografía completa usada en el documento.

Sobre el autor

Soy Diego Leal . Quiero entender cómo funciona el mundo y ayudar a otros a hacerlo. Para ello trabajo en el diseño e implementación de experiencias de aprendizaje en red con uso de tecnología, que nos den pistas sobre cómo podemos aprovechar el potencial de los recursos con los que contamos para mejorar nuestro entorno. Me sorprende lo poco que sabemos y lo mucho que creemos saber.

©2017 Diego E. Leal Fonseca. Partes de este sitio están disponibles bajo licencia Creative Commons BY-NC-SA

Log in with your credentials

Forgot your details?