TED Talks: Cómo atreverse a ser optimista (Parte 3)

Esta es la tercera parte de una serie dedicada al tema del calentamiento global, a partir de la charla de Al Gore en TED, realizada en Febrero de este año.

Las dos primeras partes (enlaces aqui y aqui) se dedican a extraer algunas ideas de la presentación y a comentar considerando de alguna manera el contexto colombiano (al menos, el muy limitado que conozco). Esta última parte es una reflexión sobre algunas ideas que podrían ayudar a poner nuestro grano de arena a nivel personal, profesional e institucional. Por supuesto, puede ocurrir que algunas de estas propuestas no sean originales, pues muchas otras personas han pensado sobre este asunto previamente. Me habría gustado llamar a este post “Tres escenarios de acción para el calentamiento global” o algo así, pero la serie tiene prioridad. :-D

Escenario 1: Una institución de educación superior más verde

El Consejo Directivo de la Institución X, atendiendo las sugerencias de un movimiento de profesores y estudiantes, ha decidido que a lo largo de un semestre, todos los programas y cursos ofrecidos en la institución tendrán algún tipo de relación con el problema del calentamiento global. Lo mismo aplica para el resto de áreas misionales. Se llevarán a cabo proyectos que ayuden a iniciar un cambio de comprensión del problema por parte de todos los miembros de la institución.

La idea detrás de esta iniciativa es aprovechar el inmenso capital creativo de toda la comunidad institucional para desarrollar, por un lado, comprensiones sobre el problema, su impacto en la sociedad y el papel de la institución en su solución; y por otro, soluciones concretas que mejoren la operación de la institución en términos del uso que hace de sus recursos (en especial los energéticos e hídricos), y que impacten de manera positiva y permanente las prácticas cotidianas de empleados, docentes y estudiantes.

Si bien es misión de cada departamento planear y poner en marcha durante el período intersemestral las acciones específicas que se llevarán a cabo, algunas ideas ofrecidas por diversos estudiantes y docentes incluyen:

  • (Derecho) Evidenciar cuáles leyes facilitan/obstaculizan el cuidado del ambiente, y cuál es su nivel de cumplimiento a nivel local (no nacional... Actúe localmente, para lograr un impacto global).
  • (Derecho + Ciencia Política) A partir de la información de cumplimiento, se analizan las causas de no cumplimiento, y se esbozan propuestas de política pública al respecto.
  • (Ingeniería de sistemas + electrónica + Oficina de Tecnología) Evaluaciones de consumo de energía al interior de la institución, evidenciando cuál es el impacto de los sistemas de información en el consumo interno, y proponiendo cómo hacerlo más “verde” (por ejemplo, servidores locales o externos? Pantallas CRT o de plasma/LCD?, etc.)
  • (Diseño industrial + Ingeniería Industrial / de Sistemas + Areas administrativas) Revisión de los sistemas de operación de la institución, con una propuesta de reorganización SENSATA y HUMANA (no reingeniería basada en cuántos minutos se tarda la gente en hacer una tarea, sino que tenga en cuenta el bienestar de las personas y la efectividad de sus prácticas cotidianas. Incluyo el diseñador porque las nociones de ergonomía no son necesariamente el fuerte de los ingenieros...).
  • (Administración) Formas de combinar el éxito en la administración de organizaciones (sean productivas o no) con el cuidado ambiental. Revisión de experiencias mundiales al respecto y trabajo con pequeños/medianos/grandes empresarios para adopción de prácticas, pero desde la perspectiva de la ganancia económica (lo siento, pero se puede ser verde y aún así hacer dinero. Para bien o para mal, es el mundo en el que vivimos).
  • (Bienestar) Acciones concretas para mejorar el impacto ambiental de la operación de la institución (por ejemplo, reducción del número de vehículos que llegan al día –car pooling?-, acciones de reciclaje, etc.)
  • (Comunicaciones + todas las demás áreas) Apoyar acciones de comunicación interna, realizar el lanzamiento y divulgación sobre la iniciativa de la institución, y preparar un gran evento de cierre de semestre, en el cual se inviten tanto a actores gubernamentales como a miembros específicos de la comunidad, para observar las conclusiones y hallazgos encontrados.

Los proyectos interdisciplinarios son críticos para lograr comprensiones de mayor alcance sobre la situación y posibilidades locales del tema. La institución espera lograr, con esta iniciativa, un impacto no sólo académico, sino mediático y de reflexión para todo el sector, pues es una apuesta que no se ha realizado antes en el planeta. Ninguna institución (hasta ahora) ha puesto todo su capital humano al servicio de la solución de un problema de la especie.

Escenario 2: Un docente más verde

NOTA: Recuerden que hago, más o menos, parte del mundo académico, así que desde allí me muevo. Hay infinidad de escenarios para las diversas profesiones y ocupaciones que mueven nuestro mundo.

El profesor Aaargh ha decidido desde este nuevo semestre volver más “verde” su producción intelectual. Luego de asistir a diversas conferencias en años anteriores con el propósito de hacer turismo académico (como pasa en muchos casos, por desgracia), ha decidido seleccionar sólo una de alta importancia a la cual presentará trabajos y asistirá. Está diversificando sus opciones de desarrollo profesional y presencia académica inscribiéndose en comunidades virtuales, y poco a poco está incluyendo en su agenda conferencias y seminarios en línea, así como teleconferencias con sus colegas de investigación, que no le obliguen a realizar tantos viajes aéreos (el avión es uno de los mayores contaminantes en términos de emisiones). También está evaluando la posibilidad de dejar de publicar en revistas de papel y enviar trabajos solamente a publicaciones en línea. Al tiempo, está calculando el ahorro que puede tener por estas razones en su presupuesto anual y en el de su departamento, para negociar con su director/decano otros beneficios compensatorios.

En cuanto a lo académico, está explorando cómo los computadores pueden ayudar a minimizar la cantidad de papel que usa en sus clases. Quiere intercambiar más bits y menos átomos. Esto lo ha llevado a buscar formas de reemplazar las fuentes bibliográficas de papel con otras disponibles en línea, pero como no desea que sus estudiantes incurran en violaciones a la ley, está empezando a identificar preferentemente material de libre circulación. Académicamente válido, pero de libre circulación.

También está contemplando la posibilidad de no hacer más evaluaciones de selección múltiple en papel (ni ninguna prueba en papel), sino en explorar formas de evidenciar no sólo el aprendizaje teórico, sino el cambio en el nivel de práctica de sus estudiantes. Aún no es muy claro cómo podrá hacerlo, pero está dispuesto a intentarlo.

Además, se está convirtiendo en un reto el encontrar cómo incluir temas de cambio climático y conservación en su área disciplinar, pues su área de especialización parece no tener mucho que ver con esto. Está conversando con colegas de otras disciplinas para encontrar puntos de contacto que le permitan a sus estudiantes reflexionar y trabajar sobre el tema. Tampoco está resultando fácil, pero igual lo está intentando.

Por último, el profesor Aaargh ha encontrado que el teletrabajo puede ser una opción interesante para reducir su desplazamiento a la institución, lo cual le ahorra tiempo, reduce emisiones y le permite estar más tiempo con su familia. La red de comunicaciones de la institución incluso le permitirá trabajar de vez en cuando desde ese acogedor café que queda a unos cuantos minutos de su casa.

Escenario 3: Una persona más verde

Para este escenario prefiero reflexionar sobre lo que creo que puedo hacer... Claramente, lo que yo estoy en capacidad de hacer, depende de lo que mi entorno y mis intereses me permiten. Por ejemplo, el agua potable de Rio no tiene un nivel alto de calidad, por lo cual el agua embotellada se convierte en una necesidad por motivos de salud. Obviamente, el costo del agua se vuelve un asunto interesante. Una botella de 1.5 litros cuesta 1.15 reales en Sendas (el supermercado que me queda más cerca, con lo cual la distancia y el tiempo asociado se vuelven también factores a considerar), mientras que una de 10 litros cuesta R$8.79. Si, es más barato comprar 7 botellas de R$1.15 (equivalente a 10.5 litros) que una de 10 litros. Y la tendencia se mantiene en todos los supermercados de los alrededores.

Así que es más barato comprar botellas pequeñas, pero esto significa acumular (y desechar) más plástico. Algo parecido ocurre con las papas. Un kilo de papas normales cuesta R$1.5, mientras que 3 papas orgánicas (equivalente a alrededor de 600 gramos), pueden costar R$6. Conclusión? Para pensar en términos “verdes”, hay que tomar en cuenta que puede ser más costoso, y hay que estar dispuesto a pagar más por ello. Por supuesto, el factor comodidad también entra en juego (que tan lejos queda el lugar de compra y cuál es mi medio de desplazamiento).

Mi impresión hasta ahora es que pensar en términos verdes, implica ser un poco más consciente de nuestro entorno. ¿Acaso somos conscientes de por qué compramos lo que compramos cuando vamos al supermercado? Al parecer, debemos serlo, pues al final, tenemos el poder como individuos (y como familias) de estimular una u otra parte del mercado. Si progresivamente dejamos de consumir papas fritas empacadas, por ejemplo, los productores de las mismas buscarán otra opción para llenar ese mercado. Y dependerá de nosotros ejercer el poder para obligarlos a que ese producto sea más sano. Habría mucho más por decir en este sentido...

Otras ideas, para ir terminando:

  • No usar pitillos plásticos para consumir liquidos (en Rio es normal que con cualquier bebida se entregue un pitillo, y si pide otra más, le traen un nuevo pitillo).
  • Si en una reunión/congreso bebe algún líquido y va a tomar más de ese mismo líquido, use el mismo vaso (Mejor aún, lleve su propia botella para beber y reutilícela tanto como pueda).
  • En el mercado, minimice el uso de bolsas plásticas (En Bogotá ya se encuentran en marcha iniciativas en algunos supermercados para estimular el uso de bolsas reutilizables de tela, y están empezando a aparecer bolsas biodegradables en el mercado. En Rio, si usted compra 3 artículos de trabajo mediano, hay una gran posibilidad de que sea empacado uno por bolsa, y en ocasiones usando doble bolsa! ).
  • Minimice el uso de papel al máximo (intercambio de bits, no de átomos).
  • Ejerza su derecho/poder de decisión y selección en cada compra que realice.
  • Trate de imaginar (cuando no conocer con certeza) el impacto ambiental de cada uno de los productos que usted consume, y de sus costumbres más cotidianas (yo solía salir en Bogotá casi todos los días en carro para recorrer una distancia de 20 minutos a pie, por ejemplo. No muy ecológico que digamos)
  • Recicle hasta las últimas consecuencias (es decir, no confíe en que los empleados del aseo van a separar una cosa de otra. Identifique en dónde hay sitios de reciclaje y lleve sus desechos hasta allí. Si, le va a tomar más tiempo, pero piense en el impacto que puede lograr).

De fondo, diría que es importante empezar a trascender algunas cosas que progresivamente se convierten en un lugar común, como reducir el consumo de energía eléctrica en general (comprando bombillos “ahorradores, por ejemplo”), racionalizar el gasto de agua potable y reciclar por reciclar.

Al final, si nos volvemos más conscientes, estamos haciéndole un favor al planeta, a quienes nos rodean y sobre todo, a nosotros mismos.

Como advertí, es probable que esto se empiece a volver un tema recurrente en este blog. La educación tiene una inmensa responsabilidad en la situación que vemos hoy, pero también la posibilidad de cambiar las cosas. Pero no basta con un gobierno que lo ordene. Debemos lograrlo un aprendiz a la vez.

Por supuesto, sería fantástico escuchar opiniones o nuevas ideas relacionadas con esta simple pregunta: ¿qué puede hacer cada uno frente a esta situación?



Sobre el autor

Soy Diego Leal . Quiero entender cómo funciona el mundo y ayudar a otros a hacerlo. Para ello trabajo en el diseño e implementación de experiencias de aprendizaje en red con uso de tecnología, que nos den pistas sobre cómo podemos aprovechar el potencial de los recursos con los que contamos para mejorar nuestro entorno. Me sorprende lo poco que sabemos y lo mucho que creemos saber.

©2017 Diego E. Leal Fonseca. Partes de este sitio están disponibles bajo licencia Creative Commons BY-NC-SA

Log in with your credentials

Forgot your details?