Nivel 3: Camino verde

En el nivel anterior, propusimos una exploración de las cosas que vale la pena aprender y recordamos a algunos docentes que han dejado huella. La primera parte de este desafío consiste en revisar las contribuciones de sus colegas frente a estos dos desafíos:

 

Al analizar los aportes de los pArTICipantes, hay algunas cualidades importantes que aparecen en los docentes que han dejado huella, cualidades que también vale la pena aprender:

 

  • Responsabilidad
  • Dedicación
  • Sentido del humor
  • Alegría
  • Exigencia
  • Respeto

Como producto de este desafío, usted generará dos entradas en su blog personal. Siga los siguientes pasos:

 

  1. Olvide por un momento su rol de docente. Desde una perspectiva PERSONAL, intente responder de manera concreta la siguiente pregunta: ¿cómo hacemos para aprender esas cualidades que dejan huella?
  2. Ahora vuelva a asumir su rol de docente. ¿Cómo puede ayudar a sus estudiantes a aprender estas cualidades? Note que la pregunta no es cómo enseñarlas, sino cómo fomentar su aprendizaje. Son cosas diferentes. Responda de manera concreta.
  3. ¿La tecnología se relaciona de alguna manera con esas cualidades? ¿Puede ayudar a desarrollarlas? ¿De qué manera? ¿Podría inhibirlas? ¿De qué manera?

Responda las preguntas anteriores en una entrada en su blog personal. Asegúrese de incluir ideas puntuales para resolver los cómo. Este desafío no se trata de expresar su acuerdo, sino de generar ideas concretas para su labor de aula.

 

¿Listo? ¡Fabuloso! Como es habitual en este camino, es hora de explorar qué piensan nuestros estudiantes. Siga los siguientes pasos:

 

  • Escriba (grande) cada una de las cualidades que vale la pena aprender en el centro de una hoja de papel. Distribúyalas en su aula, generando una especie de ‘estaciones temáticas’.
  • Pida a sus estudiantes que se distribuyan alrededor de las hojas y que inicien una lluvia de ideas respondiendo a la pregunta ¿cómo aprendemos esta cualidad? Indíqueles que hay una regla de juego: no hay ideas malas.
  • Pídales que, en 5 minutos, escriban sus ideas en la hoja correspondiente. Al terminar los 5 minutos, pídales que se muevan a cualquier otra hoja (la que quieran) y repitan el ejercicio. Se vale discutir con las otras personas que estén alrededor de la hoja.
  • Si alguno se queda sin ideas, puede moverse a una nueva hoja cuando lo desee. Sugiérales que visiten más de una vez cada hoja y que lean las ideas registradas allí, para ampliar su perspectiva. Si se les ocurre algo nuevo, pueden incluirlo.
  • Controle el tiempo, sin ocupar más de media hora.
  • Al terminar, invítelos a volver a sus puestos e indague su impresión respecto al ejercicio.
  • Por último, agradezca su colaboración y recopile las hojas (que ahora deberían estar llenas de ideas).

¡Muy bien! Es hora de analizar los resultados:

 

  • Identifique (subraye) las ideas recurrentes en cada hoja. ¿De qué manera se relacionan con sus respuestas a la pregunta 2? ¿Encuentra puntos de contacto? ¿Hay cosas que no había contemplado?
  • Piense nuevamente en el papel que juega la tecnología aquí. ¿Sus estudiantes hicieron referencia a ella?

 

Tome fotografías de las hojas (o extraiga lo más importante de ellas) y elabore otra entrada en su blog personal, en la que comparta los resultados del ejercicio y reflexione sobre sus hallazgos.

 

Si usted dibujó la red de su aula en el primer nivel, intente enriquecerla con las respuestas de sus estudiantes. ¿Hay relaciones que puedan aprovecharse para desarrollar estas cualidades? ¿Es posible pensar en nuevas relaciones que las estimulen?

©2017 Diego E. Leal Fonseca. Partes de este sitio están disponibles bajo licencia Creative Commons BY-NC-SA

Log in with your credentials

Forgot your details?