Actividades y evaluación

Actividades

ArTIC incluye actividades sincrónicas y asincrónicas, usando algunas herramientas tecnológicas mínimas.  Los participantes podrán elegir herramientas complementarias, que no necesariamente serán usadas por todo el grupo.

Semanalmente tendremos la oportunidad de encontrarnos a través de un servicio de conferencia basada en la web, así como de reunirnos con el facilitador asignado a nuestra institución.  La información de acceso y fechas exactas se darán a conocer en cada semana del curso.

Actividades asincrónicas (individuales):  La mayor parte de las actividades del curso ocurrirán por fuera de las sesiones sincrónicas y presenciales.  Nuestra misión durante las próximas semanas incluye:

  • Escritura de entradas de blog, que den cuenta de los hallazgos y resultados de las actividades propuestas, y de las dudas y aprendizaje logrados a medida que avanza el curso.
  • Comentarios en los blogs de otros participantes.
  • Lectura y comentarios en otros blogs que no hagan parte del curso.
  • Compilación de recursos bibliográficos en línea.

Productos de ArTIC

Cada pArTICipante genera tres productos centrales a lo largo del curso:

  • Un blog personal/profesional en el que documenta de manera pública y permanente el proceso de aprendizaje que está viviendo, y contribuye con recursos e ideas para el resto de los participantes.
  • A partir de la exploración y la reflexión realizadas en el blog personal, cada participante construye una propuesta de transformación, que integra la tecnología como una herramienta para cambiar de manera positiva su entorno inmediato.
  • Cada participante realizará al final del proceso una presentación final (con total libertad sobre el medio en el cual desee hacerla) en la cual evidencie la manera en la que aprovechó el curso, las lecciones aprendidas más importantes y las acciones específicas que puso en marcha durante su desarrollo.

Ante todo, el más importante producto de ArTIC son las innumerables ideas y posibilidades que iremos descubriendo a lo largo de las semanas!

Evaluación

Si comprendemos el aprendizaje desde un punto de vista neurológico, como un conjunto de conexiones neuronales formadas o fortalecidas durante un período específico, y que además que resultan únicas para cada individuo, se puede descubrir rápidamente que la tarea de evaluar o calificar el aprendizaje de un grupo de personas, a partir de una escala unificada, puede no sólo ser una tarea complicada sino virtualmente imposible.

Sin embargo, la idea de evaluar el aprendizaje y asignar una calificación como indicador final de un curso es una parte fundamental del nuestro sistema, y tiene muchos más propósitos de los que usualmente percibimos.  En ocasiones, los dos procesos se confunden.  En otros, la calificación a veces se convierte en el fin último de un curso o en objeto de negociación y, ocasionalmente, en un indicador de aprendizaje.  De hecho, puede haber tantas miradas sobre el propósito de la evaluación y la calificación como actores participando en el sistema.

Al final, no contamos con herramientas que nos permitan dar cuenta del aprendizaje real logrado por un individuo.  Tal vez podemos explorar e intentar visibilizar la forma como evolucionan sus ideas, pero en ningún caso podremos ver la totalidad (en términos estrictos) del aprendizaje logrado en un proceso educativo.   En ese sentido, los procesos de evaluación y calificación son grandes simplificaciones que no pueden dar cuenta del nivel de aprendizaje de cada persona.

Si a lo anterior sumamos la diversidad de perspectivas teóricas y prácticas asociadas al área de estudio de este curso, se hace evidente la dificultad de referirse a un “canon” establecido que “debería” ser “dominado”.  Por esta razón, en este curso la evaluación no se propone sobre un patrón de “contenidos” que deben ser “dominados”, sobre la “exactitud” con la cual  tales contenidos han sido “apropiados”, o sobre “el nivel de desempeño” frente a ciertas competencias estándar.

La evaluación de ArTIC, entonces, está basada en varios supuestos iniciales:

  • No existe una única “respuesta correcta”.
  • El reconocimiento integral del aprendizaje logrado, en la medida en que es un proceso cognitivo interno, sólo puede ser realizado por cada aprendiz.
  • No es posible (al menos por ahora) para un observador externo dar cuenta del aprendizaje real logrado por otra persona.  Las evidencias visibles son el único medio posible de valoración del aprovechamiento logrado.

Por lo anterior, la evaluación en este curso no busca evaluar el conocimiento de los participantes, sino que estará orientada a observar las evidencias del aprovechamiento del curso y el desarrollo de habilidades que permitan a cada participante avanzar de manera crítica en su propio desarrollo conceptual, así como el nivel de contribución al aprendizaje de otros miembros de la comunidad.

Teniendo en cuenta que solamente cada participante conoce su nivel de aprovechamiento, este proceso será esencialmente personal, fomentando una autoevaluación honesta del trabajo realizado. Para este fin, usaremos una rúbrica inicial que establece un conjunto de criterios que podrá ser adaptado por cada participante en función de sus objetivos específicos.  La rúbrica no representa una “foto” en el tiempo, sino que busca dar cuenta de un proceso que abarca toda la duración del curso.

©2017 Diego E. Leal Fonseca. Partes de este sitio están disponibles bajo licencia Creative Commons BY-NC-SA

Log in with your credentials

Forgot your details?