GRYC: Cuatro semanas después

Como una demostración más de la velocidad con la que pasa el tiempo (no entremos en la discusión de si es un fenómeno subjetivo o no), ya pasó un mes desde que di inicio a mi curso abierto sobre Grupos, Redes y Comunidades (GRYC).

Ha sido una experiencia MUY interesante para mi, pues he podido hacer cosas adicionales a lo que hice con ELRN, y poco a poco voy quedando con herramientas más estables para agregar y redistribuir información.  Supongo que gracias a que no he tenido que luchar tanto con la tecnología, en esta oportunidad he podido seguir mucho más las discusiones que van saliendo, y he podido realizar algunos análisis preliminares sobre la marcha.

Como resultado de eso, aquí está un primer resumen de lo que ha ocurrido en GRYC (mi segundo curso abierto en línea, el primero ofrecido por la Universidad EAFIT, y creo que el segundo ofrecido así en el país -pues todo el mundo sigue hablando de Moodle-) en sus primeras cuatro semanas de avance.

Primero, unos cuantos slides, y luego un análisis general del asunto:

Para empezar, es visible algo similar a lo que ocurrió con ELRN (desde mi perspectiva).  Ante la posibilidad de acceder a un curso en línea abierto, muchas personas se inscriben y abandonan muy rápidamente.  Estoy tratando de indagar un poco más acerca de las razones de este abandono (en una encuesta que lancé justo hoy para obtener retroalimentación sobre el progreso del curso, usando como punto de partida el análisis realizado por Antonio Fini de CCK08), así que no me atrevo a especular mucho al respecto.

Lo que sí puedo decir es que un tema recurrente, incluso en los participantes formales, es la limitación de tiempo.   Si me preguntan, creo que vamos a tener que reconocer eventualmente que los créditos no están siendo muy útiles como medida del tiempo invertido en un curso.  Se supone que, para el caso de GRYC, cada estudiante formal debería destinar 12 horas semanales.  Si a eso se suman los otros cursos de maestría que se están tomando (digamos 1, para completar otras 12 horas), más la carga laboral (creo que todos trabajan tiempo completo, es decir 40 horas a la semana), es muy claro que es ilusorio eso de las 12 horas de dedicación.   Por supuesto, eso no incluye el tiempo familiar, de esparcimiento, otras obligaciones adquiridas, etc.  La prisa nos consume.

No obstante, en este momento hay más personas activas en modalidad abierta que en ELRN (5 en GRYC contra 4 en ELRN).  Es una diferencia mínima, pero uno esperaría que poco a poco este tema empiece a tomar fuerza y nuevos aprendices independientes se enteren y lleguen, así que será interesante ver cómo evoluciona esa cifra.

Un factor importante en GRYC es la cantidad de estudiantes formales.  Es un grupo de apenas 7 personas (contra 14 que hacían parte de ELRN), así que eso tiene un impacto evidente en el volumen de publicación.  Como se observa en las dispositivas 4 a 7, el mayor volumen de posts corresponde a la primera semana (muchos estaban creando blogs y diciendo "Hola mundo"), en la segunda semana hay una caída en la cantidad de publicación, y ese patrón se repite en la tercera y cuarta semanas.

En los dos cursos, la cuarta semana ha representado un descenso notable en el volumen de publicación.  En buena medida, esto se debe a que en esa cuarta semana está asignada la entrega de un ensayo (comentario crítico en ELRN, análisis crítico en GRYC), y me temo que esa labor consume mucho tiempo, y afecta obviamente la escritura de cosas adicionales.

Ahora, hay otro factor muy importante que he observado tanto en ELRN como en GRYC.  Para la mayoría de participantes, escribir en público en un blog es una experiencia no sólo nueva, sino absolutamente intimidante.   Felizmente, como no soy uno de estos profesores que "usa blogs" en su aula pero jamás ha escrito uno, estoy familiarizado con muchas de las dificultades asociadas a este ejercicio de escritura (en especial cuando tiene un propósito reflexivo).   Por eso, aunque podría quejarme porque el volumen de escritura es muy bajo, debo decir que cuando pienso en las características de nuestro medio (que son más limitadas de lo que solemos creer) me siento contento con observar que, de un modo u otro, estos procesos de reflexión pública empiezan a aparecer.

Ocho semanas es muy poco tiempo para desarrollar un hábito persistente de escritura (digo yo, pues después de tres años y medio todavía lucho en ocasiones con ello), y curiosamente es la duración que han tenido tanto ELRN como GRYC.  Me atrevería a decir que, aunque un semestre completo parece muy largo para un curso en línea (la mayoría de cursos son de 12 semanas, máximo), puede ser perfecto para un ejercicio de reflexión como el que se propone en estos cursos.  Al menos, daría más tiempo para consolidar esos procesos en cada participante, para hacerlos habituales.

Hay un factor adicional que juega en contra.  En especial para el caso de GRYC, los temas que se abordan no son todavía tan comunes en nuestro medio, y eso hace que la incertidumbre respecto a definiciones (que de hecho me temo que aplica cada vez más para muchas áreas) se dispare al techo.  La exploración es lenta y difícil.  Hay mucho material disponible para analizar, la mayoría en inglés, y de hecho siento que estoy sacrificando profundidad por amplitud.  No obstante, mi supuesto es que si cada participante logra consolidar su propio PLE (Ambiente Personal de Aprendizaje), al final tendrá elementos suficientes para profundizar en el área que encuentre más relevante para su situación personal.

Un aspecto que encuentro muy interesante de GRYC es la forma como ha ido evolucionando la discusión en los blogs de los participantes.  Este ejercicio, que no hice en ELRN, me ha ido mostrando semana a semana cómo se va conformando un grafo de relaciones entre los participantes activos, y cómo algunos se van quedando progresivamente por fuera de la discusión.  La posibilidad de tener todos los comentarios (incluidos los del wiki y twitter) en un sólo lugar (gracias a Pipes) ayuda a esto.

Este grafo, hecho a mano usando yED, se va complejizando semana a semana.  Como cosa curiosa, el grafo de comentarios en blogs tiene casi la misma cantidad de nodos que el de ELRN, y aunque la cantidad de estudiantes formales es la mitad de la de ELRN, una simple inspección visual del grafo de la semana 4 de GRYC (Diapositiva 12) muestra una densidad de relaciones más alta que la que se llegó a obtener en ELRN.   Mucho más alta. (No he publicado ninguno de mis análisis sobre ELRN aún, así que muchas de estas reflexiones pueden no tener sentido para los lectores... Ni modo).

Así que el volumen de publicación se complementa, obviamente, con los comentarios realizados (que también consumen tiempo).  El grafo sugiere que los participantes de GRYC se leen mucho más entre si (y una visita a los blogs y a las discusiones que aparecen en algunos posts confirman esto).  ¿Cuáles son las razones?  Puedo especular al respecto: GRYC tuvo una sesión presencial de inicio (lo que no ocurrió en su momento con ELRN), las reglas del juego respecto a la importancia de contribuir al aprendizaje de otros quedaron muy claras al empezar, y tal vez las relaciones previas entre algunos de los participantes inciden de manera positiva. Por otro lado, yo he tenido la oportunidad de estar mucho más activo.

Por su parte, los análisis de centralidad (diapositivas 13 a 20), que no había realizado antes, permiten  ver muy rápidamente quiénes son las personas que más reciben comentarios y quiénes son las que más comentan.  Ahora, es importante señalar las limitaciones de la información que tengo hasta el momento, o mejor, de la que estoy decidiendo representar.  Por ejemplo, no puedo ver con facilidad cuáles son los posts más comentados, para analizar qué atrae a quienes comentan, y eventualmente sugerir ideas a los participantes para mejorar su propia escritura (hm, eso puede hacerse rápidamente con pipes, ahora que lo pienso..  De allí no sale un grafo, sino un histograma sencillo...).

Las diapositivas 21 y 22 incluyen nubes de palabras de las cosas más recurrentes tanto en posts como en comentarios.  No hay mucha información allí, en realidad, pero me pareció un ejercicio simpático.  Sin duda, algo como ManyEyes podría ayudar a identificar otros patrones, pero me temo que la profundidad de la reflexión que está desarrollándose hasta ahora no amerita un análisis más sofisticado.

Bueno, ese es mi reporte de lo que veo un mes después de iniciar GRYC.  No puedo dejar de pensar que no hay punto de comparación, en realidad, con el fiasco que encontré el año pasado cuando iniciamos ese mismo curso, pues tuvimos que aplazarlo para este año por exceso de silencio :D.  Ahora, esa experiencia fue muy positiva, pues me ayudó a ver rápidamente un montón de factores que era necesario cuidar para que lo que ha ocurrido en estas semanas ocurriera.

Obviamente, sigo aprendiendo acerca de esto, pero lo que se hace muy evidente es el valor que tiene realizar este tipo de análisis, más centrados en el análisis de la participación e interacción entre participantes, durante el curso.   Es una herramienta importante no sólo para mi, sino para participante.  El reto, como sugería aquí, es cómo empezar a automatizarla progresivamente, para hacerla más sencilla y replicable.


Sobre el autor

Soy Diego Leal .

©2016 Diego E. Leal Fonseca. Partes de este sitio están disponibles bajo licencia Creative Commons BY-NC-SA

Log in with your credentials

Forgot your details?