A new day, a new world…

Hoy, después de 30 años, cumplo 30 años. Hace 30 años nací. Hace 10 años tenía 20, y vivía en un mundo muy distinto...

Hace 10 años, la burbuja de las empresas punto com estaba inflándose de manera peligrosa. No habíamos escuchado de blogs, wikis, YouTube, Second Life, ni Web2.0. De hecho, ni siquiera sabíamos que la que teníamos era la Web1.0.

Hace 10 años, la conectividad típica desde casa era la de los modems de 56Kbps. No teníamos tantos celulares (de hecho eran un artículo exótico) y las PDAs estaban despegando lentamente.

Hace 10 años, MP3 era una sigla que no le decía nada a la mayor parte de las personas, y mucho menos la palabra iPod. Las pantallas CRT eran la norma, y los computadores portátiles eran muy escasos y costosos.

Hace 10 años, estaba a poco tiempo de salir la última versión de Windows (Win98), y la mayoría de máquinas locales todavía tenían Windows 3.11. Apple era una empresa casi a punto de desaparecer, con un reducido y especializado grupo de seguidores.

Hace 10 años, estaba escuchando a Björk y Depeche Mode, el Mundo Diners todavía no había desaparecido (o si?) y todavía se veía por allí el Comic Chat de Microsoft...

Hace 10 años, aún no había empezado a acercarme a lo que se convertiría en mi área de trabajo profesional: la informática educativa. Hace 10 años, aún no se hablaba de manera masiva de e-Learning. Hace 10 años, las cosas que me preocupaban eran mucho más sencillas que las actuales, pero no por ello menos importantes.

Hace 10 años no conocía ni a la mitad de las personas que conozco ahora. Y no tenía manera de prever en dónde estaría 10 años después.

Hace 10 años no sabía que llegaría con tanto optimismo a este momento de mi vida, y que tendría la convicción de que, en realidad, todo es posible.

Hace 10 años tenía el deseo de cambiar el mundo. Hoy, estoy en un lugar en donde tengo la oportunidad de ayudar a hacer diferencia.

Hace 10 años el mundo era distinto. Yo era distinto. Y lo mismo hace 5 años, o hace tan sólo 1 año.

Y por eso no puedo prever en dónde estaré dentro de 1, 5 o 10 años. Todo puede ocurrir. Y depende de mi decidir hacia dónde quiero ir. Como siempre ha sido.

Así que brindo por las posibilidades. Brindo por todas las opciones disponibles. Brindo por la incertidumbre y el cambio. Así en ocasiones no sea fácil de afrontar.

Hoy llego al, por algunos temido, tercer piso (aunque para otros es, técnicamente, el cuarto piso). Y me siento contento. Y en realidad no se me ocurre nada que quisiera pedir. Sólo veo que la vida ha sido muy bondadosa conmigo, así que doy gracias por eso.

Espero poder dar lo mejor de mi hacia adelante, y poder convertirme en la mejor persona que pueda ser. No en el mejor profesional, ni en el experto más reconocido, sino en la mejor persona que yo pueda llegar a ser, desde el punto de vista vital. Eso es lo que en realidad vale la pena.

Sin duda, este ha sido el post más personal que me he atrevido a escribir aquí. Y, desde la inmensa soledad de la red, celebro mi cumpleaños. Celebro el inicio del tercer año de mi cuarto ciclo, el cual hasta ahora ha estado lleno de sorpresas maravillosas, y no puedo sino preguntarme qué vendrá después:

If living is seeing, I'm holding my breath.
In wonder, I wonder what happens next,
A new world, a new day to see...

Björk, New World

Feliz cumpleaños para mi!



Sobre el autor

Soy Diego Leal .

©2016 Diego E. Leal Fonseca. Partes de este sitio están disponibles bajo licencia Creative Commons BY-NC-SA

Log in with your credentials

Forgot your details?